Mujeres calientes de América

La de mas edad: Julia Roberts (42 años) la mas joven: Elizabeth Gillies (16 años)las mas altas:Michele Merkin y Shandi Finessey (1.80)la ma bajita: Kayla Collins (1.57) busto mas grande:Kendra... La historia de América Latina se ha visto envuelta en crisis, revoluciones y controversias que han creado discrepancias entre los gobiernos de cada país. Sin embargo, las mujeres han hecho presencia en cada época, alentando la capacidad de cambio y nuevas ideas de régimen. figurar en la historia de América; pero sí pondré en evidencia el heroísmo de otra india brasileña, Clara Camarao. Con singular acierto y con el valor de un soldado, organizó en Porto–Calvo un batallón de mujeres, y poniéndose al frente peleó sin tregua y con gloria contra los holandeses. Las 10 mujeres más sexys y calientes de América enero 31, 2020 enero 31, 2020 Nicolas Desjardins 0 comentarios. Las 10 mujeres más sexys y calientes de América. 10 mujeres más calientes en los Estados Unidos ahora mismo. Esas mujeres han sido revisadas por su aspecto, sus atuendos sexys y su personalidad atractiva. En la actualidad, América Latina está viviendo un acontecimiento histórico en su vida política: un total de tres mujeres están gobernando de manera simultánea tres países de la región ... Dirigió por más de una década la revista Fem, una de las primeras publicaciones feministas en América Latina. ... sexual, y el derecho de las mujeres a ejercer su sexualidad. 12. Laureana Wright. Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption La fortuna de las mujeres más ricas en América Latina viene de diversas fuentes.. No es cualquier cosa entrar en la lista de billonarios ... Las venezolanas son consideradas por los expertos como las mujeres más hermosas de América Latina por su encanto, su innata sensualidad, sus voluptuosos cuerpos y esa picardía que a todos enloquecen. No en vano las representantes de Venezuela han sido galardonadas en casi todas las competencias de belleza del mundo. Ads. SANTO DOMINGO. – La primera dama de la República Dominicana, Raquel Arbaje de Abinader, aseguró este martes en cumbre Latinoamericana que el Gobierno beneficiará de manera directa, en medio de la pandemia, al 25% de las mujeres campesinas legalmente tituladas y que son dueñas únicas de las unidades productivas. “En prevención de este riesgo, el […] Jennifer Lawrence es reconocida como una de las mujeres más calientes de Hollywood, ya que hay solo unas pocas chicas en películas y televisión tan sexys y divertidas de ver como es ella.

lugares bellos del peru

2020.04.15 00:10 javicho123peru lugares bellos del peru

Quieres conocer la magica ciudad de Machu Picchu y tienes muy corto tiempo de vacaciones este exclusivo tour 1 dia machu picchu es ideal para usted(es). Descubra junto a Mundo Mapi Adventure Travel este gran Tour a Machu Picchu, el principal destino turistico de Sudamerica y uno de los más visitados en el mundo. Machu picchu es muy admirado por su gran arquitectura y belleza única. Muchos visitantes vienen a Machu Picchu para pasar una de las mejores experiencias de sus vidas.
Nuestro full day machu picchu barato, lo llevará hasta el mágico santuario de Machu Picchu ubicado entre las montañas de la selva alta de Cusco en un viaje de un dia completo. La característica que hace a este tour económico y barato, es que elegimos los horarios menos solicitados de tren y los seleccionamos de tal manera que en tiempo y calidad sea igual al tour regular de 1 dia. No pierda esta oportunidad disfrute y ahorre con nosotros!!.
tours a machupicchu una forma rápida de conocer Machu Picchu en un día, si no tienes mucho tiempo para estar en Cusco Perú, esta opción es la ideal para ti. Conocerás a través de un guiado de dos horas los sectores más importantes de Machu Picchu luego tendrás una hora para continuar visitando por tu cuenta para después retornar a la ciudad del Cusco.
Entrada al Machu Picchu es un documento oficial que otorga el derecho de ingreso al Parque Arqueológico de Machu Picchu, una de las 7 maravillas del mundo. La institución encargada de la administración y venta del boleto para Machu Picchu es la Dirección desconcertada de cultura del Cusco. Si desea adquirir de forma fácil sus boletos, puede hacerlo en linea a través de esta página.
Visitar la montaña de colores es fácil y divertido el tour montaña 7 colores te hará vivir experiencias muy hermosas, con caminos llanos y algunas elevaciones, durante toda la caminata hacia Vinicunca apreciaremos hermosos paisajes los cuales exploraremos respirando aire 100% puro que tú cuerpo te lo agradecerá tambien nos sacaremos las mejores fotografías, solo imagina la expresión en el rostro de tus amigos y familiares mirando tu foto ante este hermoso paisaje. Te invito a que tú vivas esta experiencia junto a nosotros y recargarnos de energía positiva junto a nuevos amigos
La agencia de turismo, pasara a recogerlos a sus diferentes aposentos a una hora determinada antes de la salida del tren, para luego ser transportados hacia la estación, ubicado en la localidad de Ollantaytambo. Luego abordaremos el tren de las empresas “PERURAIL” o “INCARAIL” que nos transportara desde Ollantaytambo hacia el poblado de “Aguas Calientes” cuyo viaje tendrá una duración de 1:40 horas , al llegar al Pueblo de Aguas Calientes nuestro guía nos estará esperando para conducirnos a la estación de buses y luego nos dirigiremos a la ciudadela inca de Machu Picchu que está ubicada a 2250 m.s.n.m. tour machu picchu montaña 7 colores
Caminar por el Camino Inca hasta Machupicchu en Perú es la mayor aventura de trekking de Sudamérica. Y clasificado como uno de los tres mejores trekkings del mundo. El sendero comienza a una altura de unos 2.800 msnm desde el Km 82/Piscacucho y atraviesa la Cordillera de los Andes, atravesando emocionantes sitios como el Paso de la Mujer Muerta que, a 4.200 metros de altura, es el punto culminante de la caminata. Otros impresionantes sitios Incas como Wiñayhuayna o "Forever Young" le esperan antes de descender hacia el siempre fascinante Machu Picchu (2.450 m). Se tarda cuatro días en llegar a la legendaria ciudad Inca y, con la excepción del Paso de la Mujer Muerta, llegar a Machu Picchu no es muy exigente. El Camino Inca es justamente famoso por sus espectaculares paisajes andinos, llenos de montañas nevadas entre junio y octubre, así como por las cautivadoras ruinas incas que se pueden encontrar en el camino. tour camino inca
El tour a Salkantay es una nueva alternativa al tradicional camino inca. Por lo que es complicado reservar el camino inca por los límites de turistas que ingresan a diario, pero también existe el otro camino inca alternativo por Salkantay a Machu Picchu, para conocer mejor y caminar despacio y tranquilo existe el tour de 6 días y 5 noches, donde usted observará paisajes de mucha vegetación y aves de diferentes especies. También pasar por variedades de climas de fríos, semicalido, calido. Usted llegará a la Ciudadela Inca de Machu Picchu. Donde, usted tendrá la visita guiada por nuestro guía profesional.
Apoyado por un fantástico equipo de guías, arrieros y cocineros, Choquequirao Tours es en verdad una caminata espectacular para concer las páginas de la historia antigua del Imperio Inca. Choquequirao, impresionante no solo por el complejo arqueológico, si no por las vistas que nos ofrece el recorrido desde la ciudad del Cusco. La vegetación, la vista del cañon de Apurimac, uno de los cañones más profundos de América, hace de esta caminata una experiencia inolvidable. Construido en la cima de una montaña en los andes del Perú, el Complejo arqueológico de Choquequirao, solo se puede comparar con la magestuosidad de Machu Picchu, en su belleza, su grandeza arquitectónica y realización. Las ruinas de esta ciudad Inca se encuentra a una altura 3050 m.s.n.m. Una maravilla de paredes de piedra antigua que protegen los palacios y templos. Los sistemas de fuentes, canales y acueductos que alimentan las terrazas de cultivo están intactos y que a muchos kilómetros de distancia se divisan claramente.
submitted by javicho123peru to u/javicho123peru [link] [comments]


2020.03.21 22:19 javicho123peru las maravillas de peru

Quieres conocer la magica ciudad de Machu Picchu y tienes muy corto tiempo de vacaciones este exclusivo tour 1 dia machu picchu es ideal para usted(es). Descubra junto a Mundo Mapi Adventure Travel este gran Tour a Machu Picchu, el principal destino turistico de Sudamerica y uno de los más visitados en el mundo. Machu picchu es muy admirado por su gran arquitectura y belleza única. Muchos visitantes vienen a Machu Picchu para pasar una de las mejores experiencias de sus vidas.
Nuestro full day machu picchu barato, lo llevará hasta el mágico santuario de Machu Picchu ubicado entre las montañas de la selva alta de Cusco en un viaje de un dia completo. La característica que hace a este tour económico y barato, es que elegimos los horarios menos solicitados de tren y los seleccionamos de tal manera que en tiempo y calidad sea igual al tour regular de 1 dia. No pierda esta oportunidad disfrute y ahorre con nosotros!!.
Visitar la montaña de colores es fácil y divertido el tour montaña 7 colores te hará vivir experiencias muy hermosas, con caminos llanos y algunas elevaciones, durante toda la caminata hacia Vinicunca apreciaremos hermosos paisajes los cuales exploraremos respirando aire 100% puro que tú cuerpo te lo agradecerá tambien nos sacaremos las mejores fotografías, solo imagina la expresión en el rostro de tus amigos y familiares mirando tu foto ante este hermoso paisaje. Te invito a que tú vivas esta experiencia junto a nosotros y recargarnos de energía positiva junto a nuevos amigos
La agencia de turismo, pasara a recogerlos a sus diferentes aposentos a una hora determinada antes de la salida del tren, para luego ser transportados hacia la estación, ubicado en la localidad de Ollantaytambo. Luego abordaremos el tren de las empresas “PERURAIL” o “INCARAIL” que nos transportara desde Ollantaytambo hacia el poblado de “Aguas Calientes” cuyo viaje tendrá una duración de 1:40 horas , al llegar al Pueblo de Aguas Calientes nuestro guía nos estará esperando para conducirnos a la estación de buses y luego nos dirigiremos a la ciudadela inca de Machu Picchu que está ubicada a 2250 m.s.n.m. tour machu picchu montaña 7 colores
tours a machupicchu una forma rápida de conocer Machu Picchu en un día, si no tienes mucho tiempo para estar en Cusco Perú, esta opción es la ideal para ti. Conocerás a través de un guiado de dos horas los sectores más importantes de Machu Picchu luego tendrás una hora para continuar visitando por tu cuenta para después retornar a la ciudad del Cusco.
Caminar por el Camino Inca hasta Machupicchu en Perú es la mayor aventura de trekking de Sudamérica. Y clasificado como uno de los tres mejores trekkings del mundo. El sendero comienza a una altura de unos 2.800 msnm desde el Km 82/Piscacucho y atraviesa la Cordillera de los Andes, atravesando emocionantes sitios como el Paso de la Mujer Muerta que, a 4.200 metros de altura, es el punto culminante de la caminata. Otros impresionantes sitios Incas como Wiñayhuayna o "Forever Young" le esperan antes de descender hacia el siempre fascinante Machu Picchu (2.450 m). Se tarda cuatro días en llegar a la legendaria ciudad Inca y, con la excepción del Paso de la Mujer Muerta, llegar a Machu Picchu no es muy exigente. El Camino Inca es justamente famoso por sus espectaculares paisajes andinos, llenos de montañas nevadas entre junio y octubre, así como por las cautivadoras ruinas incas que se pueden encontrar en el camino. tour camino inca
El tour a Salkantay es una nueva alternativa al tradicional camino inca. Por lo que es complicado reservar el camino inca por los límites de turistas que ingresan a diario, pero también existe el otro camino inca alternativo por Salkantay a Machu Picchu, para conocer mejor y caminar despacio y tranquilo existe el tour de 6 días y 5 noches, donde usted observará paisajes de mucha vegetación y aves de diferentes especies. También pasar por variedades de climas de fríos, semicalido, calido. Usted llegará a la Ciudadela Inca de Machu Picchu. Donde, usted tendrá la visita guiada por nuestro guía profesional.
Apoyado por un fantástico equipo de guías, arrieros y cocineros, Choquequirao Tours es en verdad una caminata espectacular para concer las páginas de la historia antigua del Imperio Inca. Choquequirao, impresionante no solo por el complejo arqueológico, si no por las vistas que nos ofrece el recorrido desde la ciudad del Cusco. La vegetación, la vista del cañon de Apurimac, uno de los cañones más profundos de América, hace de esta caminata una experiencia inolvidable. Construido en la cima de una montaña en los andes del Perú, el Complejo arqueológico de Choquequirao, solo se puede comparar con la magestuosidad de Machu Picchu, en su belleza, su grandeza arquitectónica y realización. Las ruinas de esta ciudad Inca se encuentra a una altura 3050 m.s.n.m. Una maravilla de paredes de piedra antigua que protegen los palacios y templos. Los sistemas de fuentes, canales y acueductos que alimentan las terrazas de cultivo están intactos y que a muchos kilómetros de distancia se divisan claramente.
Entrada al Machu Picchu es un documento oficial que otorga el derecho de ingreso al Parque Arqueológico de Machu Picchu, una de las 7 maravillas del mundo. La institución encargada de la administración y venta del boleto para Machu Picchu es la Dirección desconcertada de cultura del Cusco. Si desea adquirir de forma fácil sus boletos, puede hacerlo en linea a través de esta página.
submitted by javicho123peru to u/javicho123peru [link] [comments]


2018.07.12 07:22 master_x_2k Interludio VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio VI

La mandíbula de Paige le dolía. Ser amordazada como un animal hacia eso.
Las otras ataduras no eran tan molestas, pero eso era solo en un sentido relativo. Sus manos fueron enterradas en un par de cubos de metal reforzado, cada uno lleno con esa maldita espuma de color amarillo pastel. Los cubos estaban unidos detrás de su espalda, con enlaces de cadena cómicamente sobredimensionados. Hubiera sido intolerablemente pesado si no fuera por el gancho en el respaldo de su silla, en el que podía colgar la cadena.
Tiras de metal se habían ajustado justo debajo de sus axilas, cerca de la parte inferior de las costillas, la parte superior de los brazos y la cintura, con dos bandas más alrededor de cada uno de sus tobillos. Las cadenas parecían conectar todo, evitando que moviera los brazos o las piernas más de unos pocos centímetros en cualquier dirección antes de sentir la frustrante resistencia y el tintineo de las cadenas. El collar de metal pesado alrededor de su cuello, lo suficientemente grueso que podría haber sido un neumático para un vehículo pequeño, parpadeaba con una luz verde con la suficiente infrecuencia que olvidaba anticiparlo. Ella se distraía y molestaba por su aparición en su visión periférica cada vez que brillaba.
La ironía era que un par de esposas habrían bastado. No tenía fuerza mejorada, ni trucos para deslizarse fuera de sus restricciones, y no estaba dispuesta a correr de todos modos. Si algo de eso era una posibilidad real, no le habrían permitido entrar en la sala del tribunal. La fiscalía había argumentado que podría haber aumentado su fuerza, que podía ser un riesgo de huida, y su abogado no había hecho un trabajo lo suficientemente bueno para argumentar en contra, así que las restricciones habían continuado. Lo que significaba que estaba atada como Hannibal Lecter, como si ya fuera culpable. Incapaz de usar sus manos, su cabello, el vibrante y sorprendente amarillo de un limón, se había deslizado de donde estaba metido detrás de sus orejas y ahora había hebras colgando frente a su cara. Sabía que solo la hacía parecer más desquiciada, más peligrosa, pero no había nada que pudiera hacer al respecto.
Si hubiera podido, habría tenido un comentario o dos para hacer al respecto, o al menos podría haber pedido al abogado que le arreglara el pelo. Hubiera discutido con el hombre que había sido contratado como su defensa, en lugar de esperar horas o días para responder a cada uno de sus correos electrónicos. Ella habría exigido que se cumplieran sus derechos básicos.
Pero ella no pudo decir nada. Una máscara de cuero reforzada con las mismas tiras de metal que estaban en su cuerpo y una rejilla estilo jaula de pequeñas barras de metal estaba atada a la parte inferior de su cara. El interior de la máscara era lo peor, porque el mecanismo se extendía dentro de su boca, un entramado de alambres manteniendo su boca fija en una posición ligeramente abierta, su lengua presionada con fuerza contra el piso de su boca. El barbárico aparejo dejaba a su mandíbula, su lengua y los músculos de su cuello irradiando tensión y dolor.
“Silencio. Todos de pie, por favor. Esta corte está ahora en sesión, presidiendo el honorable Peter Regan.”
Era tan difícil moverse con las restricciones. Su abogado agarró la cadena que corría entre su axila y su brazo, para ayudarla a ponerse de pie, pero ella tropezó de todos modos, chocó contra la mesa. No había forma de ser elegante cuando usabas restricciones que pesaban la mitad que tú.
“Señoras y señores del jurado, ¿han llegado a un veredicto?”
“Lo hicimos, su señoría.”
Paige vio como el empleado le entregaba el sobre al juez.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de intento de asesinato, ¿cómo la encuentran?”
“No culpable, su señoría.”
Paige se relajó un poco con alivio.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de asalto agravado con habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Paige negó con la cabeza lo mejor que pudo. ¡No! ¡Esto no era justo!
Ella casi se perdió la siguiente línea. “... agresión sexual con una habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Asalto sexual. Las palabras le helaron la sangre. No fue así.
“¿Es este su veredicto?”
“Sí, su señoría.”
“Paige Mcabee, por favor dirija su atención hacia mí”, dijo el juez.
Ella lo hizo, con los ojos muy abiertos, con la boca abierta.
“Determinar la sentencia para este caso no es fácil. Como su abogado sin duda le ha informado, usted cae bajo el alcance del ATCP, la norma de las tres condenas.[1] A la edad de veintitrés años, no has sido declarada culpable de ningún delito anterior.
“Según los testigos escuchados en este tribunal, primero demostró sus habilidades a principios de 2009. Usted fue explicita en no querer ser miembro del Protectorado, pero también expresó su desinterés por una vida delictiva. Este estado, en el que un individuo no se identifica como héroe o villano, es lo que el ERP clasifica como un ‘renegado’.”
“Nos interesa promover la existencia de renegados, ya que la proporción de parahumanos en nuestra sociedad aumenta lentamente. Muchos renegados no causan enfrentamientos, ni buscan intervenir en ellos. En cambio, la mayoría de estos individuos vuelven sus habilidades al uso práctico. Esto significa menos conflicto, y esto sirve al mejoramiento de la sociedad. Estos sentimientos reflejan los que usted expresó a su familia y amigos, como escuchamos en este tribunal en las últimas semanas.”
“Esos hechos están a tu favor. Lamentablemente, el resto de los hechos no lo están. Entienda, señorita Mcabee, que nuestra nación usa el encarcelamiento por varias razones. Nuestro objetivo es eliminar a las personas peligrosas de la población y lo hacemos de manera punitiva, tanto por justicia contra los transgresores como para desalentar a otros delincuentes.”
“Cada uno de estos se aplica en su caso. No es solo la naturaleza atroz del crimen lo que debe considerarse con la sentencia, sino el hecho de que se realizó con un poder. Las leyes son aún nuevas frente a la criminalidad parahumana. Tomamos conciencia de nuevos poderes semanalmente, la mayoría de los cuales, si no todos, merecen atención cuidadosa e individual con respecto a la ley. En muchos de estos casos, hay poco o ningún precedente al que recurrir. Como tal, los tribunales se ven obligados a adaptarse continuamente, a ser proactivos e inventivos frente a las nuevas circunstancias que introducen las habilidades parahumanas.”
“Es con todo esto en mente que considero su sentencia. Debo proteger al público, no solo de ti, sino de otros parahumanos que podrían considerar hacer lo que tú hiciste. Colocarte en detención estándar resulta problemático y exorbitantemente costoso. Sería inhumano y dañino para su cuerpo mantenerla bajo restricción mientras dure su encarcelamiento. Deben organizarse instalaciones especiales, personal y contramedidas para mantenerla aislado de otros reclusos. Usted plantea un riesgo de fuga significativo. Finalmente, la posibilidad de que usted reingrese a la sociedad, por escape o libertad bajo palabra, es particularmente preocupante, dada la posibilidad de una ofensa repetida.”
“Es con esto en mente que he decidido que hay motivos suficientes para condenarla fuera del alcance del ATCP. Culpable de dos cargos, la acusada, Paige Mcabee, es sentenciada a encarcelamiento indefinido dentro del Centro de Contención Parahumana Baumann.”
La Pajarera.
El ruido en la sala del tribunal era ensordecedor. Un rugido de vítores y abucheos, movimiento, gente de pie, periodistas presionando para ser los primeros en salir. Solo que Paige parecía estar quieta. Fría, congelada en horror absoluto.
Si hubiera podido, ese podría haber sido el momento en que perdía el control. Ella habría gritado su inocencia, le habría dado un ataque, incluso habría dado algunos golpes. ¿Qué tenía ella que perder? Esa sentencia era poco mejor que una ejecución. Algunos dirían que era peor. No habría escapatoria, ni apelaciones, ni libertad condicional. Pasaría el resto de su vida en compañía de monstruos. Con algunas de las personas que estaban encerradas allí, la descripción de ‘monstruo’ era demasiado literal.
Pero ella no pudo. Ella estaba atada y amordazada. Dos hombres que eran más grandes y más fuertes que ella pusieron sus brazos debajo de sus axilas, prácticamente cargándola fuera de la sala del tribunal. Una tercera persona en uniforme, una mujer corpulenta, caminó rápidamente junto a ellos, preparando una jeringa. El pánico se apoderó de ella, y como ella no tenía forma de expresarlo, de hacer algo al respecto, la histeria solo se agravó, lo que hizo que se sintiera más presa del pánico. Sus pensamientos se disolvieron en una neblina caótica.
Incluso antes de que la jeringa de tranquilizantes fuera hundida en su cuello, Paige Mcabee se desmayó.

Paige se despertó y disfrutó de cinco segundos de paz antes de recordar todo lo que había pasado. La realidad la golpeó como un chorro de agua fría en la cara, algo literalmente. Abrió los ojos, pero los encontró secos, el mundo demasiado brillante para enfocarse. El resto de ella estaba húmedo, mojado. Gotas de agua corrían por su rostro.
Trató de moverse, y no pudo. Era como si algo pesado hubiera sido amontonado encima de ella. La parálisis la aterrorizó. Paige nunca había soportado ser incapaz de moverse. Cuando se fue a acampar cuando era niña, había preferido dejar su saco de dormir abierto y tener frío en vez de estar confinada dentro de él.
Era esa espuma, se dio cuenta. Las restricciones no fueron suficientes, le rociaron con esa cosa para asegurarse de que todo debajo de sus hombros estaba cubierto. Cedía un poco para permitirle exhalar, incluso podía mover los brazos y las piernas un poco, inclinarse en cualquier dirección. Sin embargo, cuanto más empujaba, más resistencia había. En el momento en que ella detuvo sus esfuerzos, todo volvió a la misma posición con el tirón elástico de la espuma. Sintió náuseas en el estómago, el latido de su corazón se aceleró. Su respiración se incrementó, pero la máscara hizo que incluso su respiración se sintiera confinada. El agua hacía que su máscara se humedeciera, por lo que se pegaba a su boca y nariz. Había ranuras para su nariz y boca, pero era muy poco. No podía tomar una respiración profunda sin llevar agua a la boca, y con la lengua presionada contra su mandíbula, no podía tragar fácilmente.
La habitación se tambaleó, y tuvo que detenerse antes de perder el desayuno. Si vomitaba con la máscara ella podría ahogarse. Débilmente se dio cuenta de dónde estaba. Un vehículo. Un camión. Había pasado por un bache.
Sabía a dónde estaba llevándola. Pero si no podía liberarse, iba a perder la cabeza antes de llegar allí.
“El pajarito está despierto”, una chica habló, con un toque de acento nasal de Boston.
“Mmm.” Un hombre gruñó.
Paige sabía que la referencia a un ‘pájaro’ se debía a las plumas sueltas que sobresalían de su cuero cabelludo. Sus poderes habían venido con algunos cambios cosméticos extremadamente menores, convirtiendo su cabello en el amarillo brillante de un plátano o un pato bebé. Afectó todo el pelo de su cuerpo, incluso las pestañas, las cejas y los finos vellos de los brazos. Las plumas habían comenzado a crecer un año atrás, exactamente el mismo tono que su cabello, solo un puñado a la vez. Al principio, alarmada y avergonzada, ella las había cortado. Una vez que se dio cuenta de que no estaban ocurriendo más cambios, se relajó y las dejó crecer, incluso las exhibió.
Paige dirigió su atención a las dos personas en el vehículo con ella, contenta por la distracción a su creciente pánico. Tuvo que obligar a sus ojos a permanecer abiertos, por dolorosa que era la luz, esperando a que sus ojos se enfocaran. Sentada en el banco a su lado había una chica de su edad. La chica tenía un aspecto asiático en sus rasgos. Sus ojos, sin embargo, eran de un azul muy pálido, traicionando un poco de herencia occidental. La chica llevaba el mismo overol naranja que Paige, y cada parte de ella, excepto los hombros y la cabeza, estaba cubierta por la espuma blanca amarillenta. Su cabello lacio y negro estaba pegado al cuero cabelludo por la humedad.
El hombre se sentaba en el otro banco. Había más espuma alrededor de él que alrededor de Paige y la otra chica juntas. Para colmo, una jaula de barras de metal rodeaba la espuma, reforzando el aparejo. El hombre también era asiático, no menos de dos metros de altura. Los tatuajes se deslizaban por los lados de su cuello y detrás de sus orejas, en medio de su húmedo cabello negro; Llamas rojas y verdes, y la cabeza de lo que podría haber sido un lagarto o un dragón, dibujado en un estilo oriental. Tenía el ceño fruncido, los ojos ocultos en las sombras, ajeno al chorro interminable de roció que los aspersores en el techo del camión estaban generando.
“Oye, pajarito”, dijo la chica sentada frente a Paige. Ella estaba mirando a Paige como si esos ojos fríos pudieran mirar a través de ella. “Esto es lo que vamos a hacer. Te inclinas hacia la derecha lo más fuerte que puedes, luego te empujas hacia la izquierda en mi señal. Pero sigues mirando hacia la puerta de atrás, ¿de acuerdo?”
Paige miró a su derecha. La puerta trasera del camión parecía una puerta de bóveda. Ella rápidamente miró a la chica asiática. ¿Realmente quería darle la espalda a esta persona?
La chica pareció notar la vacilación de Paige. Ella bajó la voz hasta un siseo que hizo que la piel de Paige se estremeciera. “Hazlo. A menos que realmente quieras arriesgarte ante la posibilidad de que pueda encontrarte en la prisión, si no haces lo que te digo.”
Los ojos de Paige se ensancharon. Este era el tipo de persona con la que la iban a encerrar. Ella sacudió su cabeza.
“Bien, pequeño pajarito. Ahora inclínate hacia tu derecha, mira hacia la puerta.”
Paige lo hizo, forzando su cuerpo para moverse tan cerca de la puerta como pudo.
“¡Y de vuelta!”
Ella se movió hacia el otro lado, con los ojos todavía en la puerta. Algo pesado crujió contra la parte posterior de su cabeza. Trató de alejarse, sentarse derecha de nuevo, pero fue detenida cuando la máscara se enganchó en algo.
Cuando sintió un aliento caliente en la parte posterior de su cuello, supo lo que había enganchado. La otra chica se había agarrado a la correa de la máscara con los dientes. Hubo un tirón, luego la chica perdió el agarre, y las dos fueron empujadas hacia atrás a sus posiciones individuales por la gomosa espuma.
“Mierda”, gruñó la chica, “Otra vez.”
Tomó dos intentos más. En el primero, la correa se liberó de la hebilla. En el segundo, la chica agarró la máscara y tiró. Paige giró su cabeza en dirección a la chica para que la jaula parecida a un chupete en el interior de su boca pudiera liberarse.
Zarcillos de baba se extendieron desde su boca mientras estiraba su mandíbula y su lengua, tratando de tragar apropiadamente. Ella dejó escapar un pequeño gemido cuando la sensación regresó a las partes de su rostro que se habían vuelto entumecidas.
“Dos pweguntash,” balbuceó la chica asiática, sus dientes aun agarrando el cuero de la máscara entre ellos, “¿Túh pohwed?”
Paige tuvo que estirar su mandíbula y su boca un segundo antes de poder hablar, “¿Mi poder? Yo canto. Realmente bien.”
La chica asiática frunció el ceño, “¿Gé mash?”
“Yo... hago que la gente se sienta bien. Cuando toma impulso, puedo afectarlos, alterar sus emociones, hacerlos susceptibles a seguir instrucciones.”
La chica asintió con la cabeza, “¿Eh collah?”
Paige bajó la mirada hacia el collar de metal pesado alrededor de su cuello, “Está preparado para inyectar tranquilizantes en mi cuello si canto o alzo la voz.”
“Okah”, balbuceó la chica, "Toma lah mahcaga.”
“¿Por qué?”
“¡Tomagah!”
Paige asintió. Se apartaron la una de la otra, luego se balancearon, la chica le pasó la máscara. Ella la apretó entre sus dientes, sintiendo su mandíbula dolorida.
“Suelta eso y te invierto la piel”, dijo la chica, “Lung. Oye, ¿Lung? Despierta.”
El hombre sentado frente a ellas levantó un poco la cabeza y abrió los ojos. Tal vez. Paige no podía verlo.
“Sé que es difícil con las cosas que te inyectaron, pero necesito tu poder. Pajarito, inclínate hacia adelante, muéstrale la máscara.”
Paige hizo todo lo posible para empujarse hacia adelante contra la espuma que estaba en capas contra su pecho y su estómago, agarrando la correa en sus dientes, la máscara colgando debajo de su barbilla.
“Necesito que calientes el metal, Lung”, dijo la chica. “Jodidamente caliente.”
Lung negó con la cabeza. Cuando habló, no había acento de Boston en su voz. El acento que estaba allí hacia cortas sus palabras, claramente no era la voz de un hablante nativo de inglés. “El agua. Está demasiado mojado, demasiado frío. Y no puedo verlo bien. Mis ojos no han sanado por completo, y es difícil ver a través de este rocío. No me molestes con esto.”
“Inténtalo , miserable hijo de puta. Fracaso de líder. Es lo mínimo que puedes hacer, después de que una niña te pateo el culo, dos veces.”
“Basta, Bakuda.” Gruñó. Él golpeó su cabeza contra el metal de la pared del camión detrás de él, como para acentuar su declaración.
“¿Qué? No pude escuchar eso”, la chica, Bakuda, sonrió con una pizca de manía en su expresión, “¡Tu voz es demasiado aguda para mi rango de audición! ¡Patético... mestizo... eunuco!”
“¡Basta!” Rugió, golpeando de nuevo su cabeza contra la pared del camión. “¡Te mataré, Bakuda, por estos insultos! Te arrancaré el brazo de tu zócalo y lo meteré-”
“¡¿Enojado?!” lo interrumpió, prácticamente chillando, “¡Bien! ¡Úsalo! Calienta el puto metal. ¡La tira de metal alrededor de los bordes!”
Todavía jadeando por el esfuerzo de gritar, Lung dirigió su atención a la máscara. Paige hizo una mueca ante la explosión de calor en su cara, comenzó a alejarse, pero se detuvo cuando Bakuda habló.
“¡Concéntralo!” Gritó Bakuda, “¡Céntrate en los bordes!”
La radiación de calor cesó, pero Paige se dio cuenta de un olor fuerte y ahumado.
“¡Más caliente! ¡Tan caliente como puedas!”
El olor era demasiado fuerte, demasiado acre. Paige tosió un par de veces, con fuerza, pero no perdió el agarre de la máscara.
“¡Ahora, pajarito! ¡La misma maniobra que antes, pero no la sueltes!”
Paige asintió. Ella se inclinó, luego giró en dirección a Bakuda. Lo que siguió la sorprendió más que cuando Bakuda había mordido la correa de la máscara.
La chica asiática comenzó a atacar salvajemente el metal candente con sus dientes, cavando en él incluso cuando tenían que alejarse. Más suave con el calor, la fina tira de metal se liberó de la máscara misma. El metal que corría a lo largo de la correa cortó el labio de Paige cuando salió. Ella casi-casi-dejó caer la máscara, pero logró chasquear los dientes para atrapar la hebilla en los dientes antes de que pudiera caer al suelo.
Cuando la tira se soltó, Bakuda se echó hacia atrás y sacudió la cabeza a un lado, con fuerza, empalándose en el hombro con un extremo. Ella gritó, y la sangre salió de una de las quemaduras en su boca.
Paige miró a Lung. El hombre enorme no hizo nada, permaneciendo en silencio. Solo miró desapasionadamente cómo el pecho de Bakuda se agitaba con el esfuerzo y el dolor, con la cabeza colgando.
“¿Qué diablos estás haciendo?” Respiró Paige.
"Sin manos, tengo que buscarle la vuelta”, Bakuda jadeó, “De nuevo. Antes de que mi cuerpo se dé cuenta de lo mal que lo estoy lastimando.”
Paige asintió. Ella no estaba dispuesta a discutir con el supervillano que amenazaba con darle vuelta la piel.
Los siguientes intentos no fueron más bonitos ni más fáciles. La segunda tira larga de metal fue liberada y Bakuda también la empaló en su hombro. Las rejillas de metal de las partes exteriores e interiores de la máscara estaban próximas a ser liberadas. A Paige solo le quedaba la parte de cuero de la máscara, las correas y la cubierta que le cubría la boca y la nariz. Al ver a Bakuda equilibrar con cuidado las rejillas de metal en su hombro libre, contra la espuma pegajosa para que no se resbalen, Paige hizo lo mismo con el cuero de la máscara.
“¿Qué hiciste para ser enviada aquí?” Preguntó Paige.
“Lo último que escuché, antes de que perdiéramos el poder en nuestro vecindario, era que el recuento de cadáveres era casi de cincuenta.”
“¿Mataste a cincuenta personas?”
Bakuda sonrió, y no era bonita, con sus labios tan devastados como estaban. “Lastime más, también. Y hubo quienes sufrieron daños cerebrales, uno o dos pudieron haberse vuelto locos homicidas, y sé que un montón fueron congelados en el tiempo por cien años más o menos... se vuelve borroso. El momento cumbre fue la bomba.”
“¿Bomba?” Preguntó Paige, sus ojos se abrieron de par en par.
“Bomba. Dijeron que era tan poderosa como una bomba atómica. Idiotas. Ni siquiera entendían la tecnología detrás de ella. Incultos. Claro, era más o menos igual de poderosa, pero ese ni siquiera era el daño real. Lo más increíble hubiera sido la onda electromagnética que generaba. Borraría cada disco duro, freiría cada placa de circuito para cada pieza de maquinaria en una quinta parte de América. ¿Los efectos de eso? Hubiera sido peor que cualquier bomba atómica.”
Incapaz de siquiera pensar en eso, Paige miró a Lung. “¿Y él?”
“¿Lung? Él es quien me dijo que lo hiciera. El hombre a cargo, es él.”
La cabeza de Lung se movió fraccionalmente, pero con las sombras bajo su frente, Paige no podía decir si él estaba mirando.
“¿Tú?” Bakuda le preguntó a Paige. “¿Qué hiciste para ser enviada aquí?”
“Le dije a mi ex que se fuera a la mierda.”[2]
Hubo una pausa, luego Bakuda comenzó a cacarear. “¿Qué?”
“Es complicado”, Paige miró hacia otro lado y hacia abajo.
“Tienes que explicar, pajarito.”
“Me llamo Paige. Mi nombre artístico era Canary.”
“Ooooh”, habló Bakuda, todavía cacareando un poco mientras agarraba una de las tiras de metal que le atravesaba el hombro y la liberaba. Sosteniéndola entre sus dientes, ella dijo, “Esho no esh bueno. ¿Llamahte Canary en prishion?” [3]
“No tenía la intención de ir a prisión.”
“¿Quiéh la tiede?”
“Quiero decir, ni siquiera soy un supervillano. Mi poder, me hace una cantante fantástica. Ganaba mucho dinero haciéndolo, se hablaba de ofertas discográficas, nos movíamos a escenarios más grandes y mis shows seguían agotando entradas... todo era perfecto.”
Bakuda dejó que la tira bajará de sus dientes hasta que colgaba, luego la maniobró con cuidado hasta que se aferró al extremo izquierdo de la misma. Se inclinó hacia atrás, con la cabeza mirando hacia el techo, mientras deslizaba la otra tira de metal, la que estaba empalada en su hombro, dentro de su boca, así que estaba sosteniendo un extremo de cada tira en su boca. Haciendo una pausa, ella preguntó: “¿Qué pasho?”
Paige negó con la cabeza. Era el testimonio que ella nunca había podido decir en voz alta, en su juicio. “Acababa de terminar mi espectáculo más grande hasta ahora. Dos horas en el escenario, un gran éxito, a la multitud le encantó todo. Hice el cierra y fui al backstage para descansar, tomar un trago y encontré a mi ex. Me dijo que, como él fue quien me empujó a salir al escenario en primer lugar, merecía crédito. Quería la mitad del dinero.” Ella se rió un poco, “Ridículo. Como si sé supusiera que fuera a ignorar el hecho de que me engañó y me dijo que nunca lo lograría de verdad cuando se fue.”
Bakuda asintió. Se apartó de las tiras, donde había logrado atarlas con la apariencia de un nudo. Usó sus dientes para doblar las tiras ahora unidas en forma de L. Con el extremo que no estaba empalado en su hombro ahora en una posición frente a ella, cerró la boca sobre él.
“Nosotros discutimos. Luego le dije que se fuera a la mierda. Se fue, y no lo pensé ni un segundo... hasta que la policía apareció en mi puerta.”
Bakuda apartó su boca del final de la tira. Ella lo había doblado en forma de 'v' suelta. Ella frunció el ceño y luego miró a Paige, “¿Y?”
"Y lo había hecho. S- Supongo que todavía estaba energizada con mi actuación, y los efectos de mi poder todavía estaban potenciando mi voz, o él estaba en la audiencia y se vio muy afectado. Entonces, cuando le dije que se fuera a la mierda, él, um, lo hizo. O lo intentó, y cuando descubrió que no era físicamente posible, se lastimó hasta que...” Paige cerró los ojos por un momento. “Um. No entraré en los detalles.”
“Mmmm, leh pasha por idiota. Oo 'oo” Bakuda alzó las cejas, todavía trabajando la tira de metal dentro de su boca. Se apartó, verificó que el extremo estaba en forma de ‘o’, y luego se agarró las tiras con los dientes para sacarse la cosa de su hombro con un gruñido. Puso el extremo que acababa de retocar contra el banco y deslizó su boca a lo largo del metal, para poder agarrarla del otro lado.
Tomándola con los dientes, volvió su atención a la pared del camión entre ella y Paige. Había cerraduras colocadas a intervalos regulares contra la pared, destinadas a asegurar la cadena de esposas estándar en su lugar, para aquellos que no se rocían con espuma. Ella comenzó a pasar la correa de metal a través del lazo de la cerradura. Las gotas de sudor se mezclaron con el agua que corría por su rostro mientras trabajaba.
El nudo que une las dos correas se atascó en el agujero. Bakuda empujó un poco más fuerte, y lo colocó firmemente en su lugar. La curva en L del metal colocó el asa cerrada de metal en forma de ‘o’ cerca del hombro de Paige.
“¿Alguna posibilidad de que Oni aparezca?” Preguntó Bakuda a Lung.
“Me sorprendería”, retumbó su respuesta.
Ella agarró una de las rejillas de metal en su boca y comenzó a trabajar con sus dientes. Era una sola pieza delgada de metal, doblada y tejida como una malla de eslabones, aunque con una malla más apretada. Ahora que las tiras de metal ya no lo sujetaban con seguridad, Bakuda podía comenzar a desenrollarlo y enderezarlo.
Cuando estuvo casi completamente desenrollado, ella ajustó su mordida y apretó la segunda masa de alambre, la que había estado en la boca de Paige, en sus mandíbulas, amontonándola en un desastre cilíndrico de unos cuatro centímetros de largo y una pulgada de ancho. Todavía mordiéndola, giró su cabeza para que el cable de un metro y medio de longitud apuntara a Lung, a menos de un metro de su rostro. Todavía con la boca alrededor de la maraña de alambre, murmuró: “Necesito punta caliente.”
Lung gruñó, pero hizo lo que le pedía. Cuando la punta estuvo al rojo vivo, Bakuda ajustó rápidamente su agarre, soltando y mordiendo otra vez hasta que la punta estuvo cerca de su boca. Con los labios hacia atrás, ella lo mordió.
“¿Cómo puedes hacer eso?” Paige preguntó: “¿No duele?”
“Ovioh ge duere, eshtupidah”, gruñó Bakuda. Se apartó, lo colocó de manera que el mango quedara contra el banco, con la longitud del alambre pegado a su hombro, y examinó su obra. “Pero el esmalte de los dientes es más duro de lo que piensas.” Escupió una gota de sangre en el piso del camión, luego mordió dos veces más, haciendo una pausa entre las mordidas para girar la longitud del metal con sus dientes, labios y lengua.
Cuando extendió la longitud del cable en dirección a Paige, deslizándolo a través del extremo en forma de ‘o’ de la banda de metal, Paige se dio cuenta de lo que Bakuda había pasado tanto tiempo armando. Ni siquiera necesitó que se le pidiera que se inclinara contra las correas de espuma y levantara el cuello hacia un lado, para poner su collar al alcance del extra largo destornillador improvisado. La tira de metal con el lazo en el extremo servía para sostener la parte más cercana a Paige, por lo que Bakuda podía dirigirla más fácilmente.
No fue un trabajo rápido. Bakuda tuvo que usar los dientes, la mandíbula y un giro de su cabeza para girar el destornillador, y era una tarea ardua recuperarlo si perdía el control sobre él. Diez largos minutos de silencio y gruñidos solo fueron interrumpidos por el sonido de dos tornillos cayendo al banco de metal, antes de que Bakuda se detuviera a descansar y aliviar su mandíbula.
“No podrás hacerla nada a mi collar sin activarlo”, dijo Paige.
“Perra tonta”, murmuró Bakuda, sacando su labio inferior y mirando hacia abajo como si pudiera investigar el grado de daño en sus propios labios. “Soy una experta en bombas. Entiendo detonadores y catalizadores en el mismo nivel fundamental que entiendes caminar y respirar. Puedo visualizar cosas mecánicas de una manera que no podrías con cinco títulos universitarios y cien años. Insúltame así de nuevo y estás muerta.”
Como empujada a probarse a sí misma, agarró el destornillador con los dientes otra vez y se puso a trabajar de nuevo. Arrancó un panel y se reanudó el desenroscado, más profundo en el collar.
Paige dudó en volver a hablar, sabiendo lo fácil que era provocar a la chica, pero el silencio era aplastante. “Supongo que tenemos suerte de que sea un viaje largo, desde Boston a Columbia Británica.”
“Estuviste dormida un tiempo,” Bakuda se apartó del destornillador, hablando en voz baja, como para sí misma. “No tenemos tanto como piensas.”
Paige sintió que algo se liberaba del pesado collar que llevaba al cuello, vio que Bakuda inclinaba el destornillador hacia arriba y deslizaba un tubo de vidrio con algo brillante dentro de la barra de metal. Luego de unos minutos, otra pieza de maquinaria se unió al tubo de vidrio, como si fuera un pincho de alta tecnología.
“Trágico”, habló Bakuda, en su próximo descanso. “Este es un trabajo hermoso. No el ensamblado, eso es una mierda. Es obvio que el Artesano que diseñó esto tenía la intención de que fuera armado por tarados. No tendría tornillos y esas mierdas de lo contrario. Pero la forma en que está diseñado, la forma en que todo encaja... hace que una científica se sienta orgullosa. Odio despedazarlo.”
Paige asintió. Ella no sabía lo suficiente sobre ese tipo de cosas para arriesgarse a comentar. Por aterradora como era esta situación, por curiosa que fuera, sentía el efecto persistente del tranquilizante en su sistema, un aburrimiento abrumador.
Ella cerró los ojos.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.11.14 12:04 lulydelmar1 Movilizaciones contra Trump: “Ahora los periodistas de todo el mundo (incluidos los de la televisión) les lamen (como todavía se dice en el lenguaje estudiantil) el culo"

Los versos de Pier Paolo Pasolini que desataron la ira de los estudiantes:
“Ahora los periodistas de todo el mundo (incluidos los de la televisión)
les lamen (como todavía se dice en el lenguaje estudiantil) el culo.
Yo no, queridos.
Tienen caras de hijos de papá.
Buena raza no miente.
Tienen el mismo ojo ruin.
Son miedosos, ambiguos, desesperados
(¡muy bien!) pero también saben como ser
prepotentes, seguros y descarados:
prerrogativas pequeño-burguesas, queridos.
Cuando ayer en Valle Giulia pelearon con
los policías, yo simpatizaba con los policías.
Porque los policías son hijos de pobres.
Vienen de las periferias, sean campesinas o urbanas”.
Lo que une a Pier Paolo Pasolini, el sesenta y ocho, George Soros y el movimiento en contra de Donald Trump "MoveOn".
Sobre el voto industrial y rural que en parte condujo a Donald Trump a jefe de la Casa Blanca ya hemos escrito en caliente al día siguiente de las elecciones en Estados Unidos. Ahora, la historia va hacia adelante y vuelve, inexorablemente, con la misma dinámica del pasado. En las principales ciudades de América del Norte los "under 30", apoyados por los pseudo-intelectuales y las personalidades del starsystem, han salido a las calles para manifestar su rabia contra The Donald. "Demócratas" que contestan una votación democrática. Hijos de Papá que juegan a hacerse los incendiarios. Probablemente si hubiera ganado la Clinton, los trabajadores, los ganaderos y los agricultores no habrían salido nunca a la calle, no tanto por indiferencia, sino porque cuando se trabaja duro se despierta temprano por la mañana. Pier Paolo Pasolini lo enseñó en sus “escritos corsarios” con ocasión de los enfrentamientos en Valle Giulia, cuando los estudiantes se enfrentaron de cara a la policía, iniciando aquel movimiento pseudo-revolucionario que fue el sesenta y ocho.
Y menos mal que los "ignorantes" eran los partidarios de Trump, condenados por unanimidad por no ser licenciados (una buena parte de estos). Con lo que cuestan las universidades en los Estados Unidos, ahora también la educación se ha transformado en un asunto de clase. Su culpa, según estos bienpensantes, sería la de no podérsela permitir.
Paradójicamente, los semi-cultos, los culturizados, los literatos, prisioneros de la corrección política, y de la "cultura del lloriqueo" (Robert Hughes), pertenecientes a la gran familia liberal se han convertido en los campeones de una falta de liberalismo moral incluso antes que filosófico. La sabiduría de los no licenciados es infinita frente a las consignas esgrimidas por los manifestantes.
Éstas son algunas reunidas aquí y allá de las fotografías que los muestran despotricando con pancartas: “Not my president”, No es mi presidente; "Hagamos de nuevo amar a América"; "Trump hace odiar a América"; "Love Trumps hate", El amor vence al odio; "Impeachment para Trump"; "Not in my name", No en mi nombre; "Never lose hope”, Nunca perder la esperanza; "Trump racista"; "Trump antisemita"; "Trump acosador"; "Black lives matter", "Las vidas negras importan"; "Trump odia a las mujeres"; "Trump quítate el peluquín".
Las protestas anti Trump en Nueva York
Hay un hilo conductor que une el pensamiento de Pier Paolo Pasolini con las técnicas modernas y sofisticadas de manipulación de masas. Entre los manifestantes hay quienes viven la contestación de buena fe, pero hay quien, los tontos útiles los llamaba Lenin, habría sido literalmente empujados por algunas llamadas aparentemente "desde abajo" para inundar las calles contra el nuevo presidente de los Estados Unidos. Junto al levantamiento espontáneo, aunque discutible, existiría una verdadera y propia movilización teledirigida desde arriba a través de una organización llamada "MoveOn-democracy in action", y que incluye entre sus innumerables financiadores al magnate George Soros. Personaje conocido por su volumen de negocios en todo el mundo, pero sobre todo por haber apoyado a Hillary Clinton durante esta elección.
Una vez más se aprovecha de los más débiles y vulnerables, en este caso los veinteañeros, mano de obra gratuita, para conquistar espacio económico y político que al final de la fiesta los dejará fuera del campo de decisiones. El legado pasoliniano debería ser tallado en el imaginario de todos: cuando nos movilizamos por un ideal, cualquiera que sea, preguntémonos siempre para quién estamos haciendo el trabajo sucio.
Sebastiano Caputo http://www.lintellettualedissidente.it/editoriale/ribelli-stupidi-e-borghesi/
Hasta ahí la nota.
Las manifestaciones "espontaneas" contra Trump son legítimas. Pero más legítimas serían si además fuesen contra Hillary. Porque ni Trump parece ser la alternativa a Hillary, ni Hillary a Trump. En tiempo de tantas primaveras que devastaron a algunos paises y revoluciones de colores, siempre habrá que preguntarse quienes capitalizan el descontento en la calle, cómo y con qué objetivos, porque no somos mercancias en manos de políticos y banqueros.
submitted by lulydelmar1 to podemos [link] [comments]


2016.11.13 14:37 EDUARDOMOLINA Führer Trump: el presidente más obsceno emerge de las cenizas demócratas. La desigualdad se aproxima a niveles de los años 30, los demócratas se han hecho defensores del sistema que victimiza a su base electoral. Tenían el apoyo de Wall Street, de la prensa, del lobyy militar y de Silicon Valley.

Álvaro Guzmán Bastida
http://ctxt.es/es/20161109/Politica/9431/elecciones-EEUU-victoria-Donald-Trump-Alvaro.htm
"El Apocalipsis ha sucedido. Donald Trump ha ganado las elecciones. Pero, sobre todo, ha perdido el Partido Demócrata. Se enfrentaba a un candidato que había fracturado a su propio partido e insultado a más de la mitad del electorado; a un multimillonario con oscuras conexiones mafiosas, que ha despedido a su equipo de campaña tres veces durante la misma. Los demócratas tenían el apoyo de Wall Street, de la prensa, del establishment político y militar, de Silicon Valley, Robert de Niro, Michael Moore, Jay-Z, Beyoncé y Bruce Springsteen. Y han perdido con estrépito. No solo la Casa Blanca, sino prácticamente todo el poder del Estado: desde el legislativo –en el que los republicanos van a contar con una cómoda mayoría en ambas cámaras— al judicial, donde Trump nombrará al sustituto del fallecido Antonin Scalia y posiblemente a otros dos jueces, pasando por el poder en los estados federados, de los cuales los republicanos controlan 31, por 18 de los demócratas.
¿Cómo es posible? En los ocho años de gobierno de Obama, se han terminado imponiendo dos características aparentemente contradictorias, que solo analizadas en su conjunto ayudan a arrojar luz sobre el enigma del fracaso demócrata: se trata de la arrogancia y la obsesión por el consenso.
La arrogancia demócrata.- Los demócratas han desplegado una descomunal arrogancia, al menos en dos sentidos. Para empezar, han sido soberbios con su base política tradicional: la clase trabajadora. Lo viene denunciando Thomas Frank, cuyo libro Listen, Liberal está escrito como una desesperada advertencia a los demócratas, y hoy debería ser de lectura obligatoria como manual de instrucciones para la autopsia del cadáver. La arrogancia de clase de los demócratas, documentada exhaustivamente por Frank, que sostiene que el partido se ha convertido en el representante de las élites de profesiones liberales, tiene que ver con un cálculo electoral fundamentado en otra arrogancia: la demográfica.
Los New Democrats abandonaron, ya en los 80 pero de manera decisiva con Bill Clinton, al electorado trabajador blanco que había fundamentado sus mayorías, porque creyeron que el país iba en otra dirección. En poco tiempo, los profesionales liberales de sueldos altos (médicos, ingenieros, agentes de bolsa, economistas…) pasaron de ser el segmento de población más fiel al Partido Republicano a abrazar con igual entusiasmo a los demócratas.
Por la misma avenida por la que circulaban los profesionales liberales, pero en la dirección opuesta, desfiló la clase obrera blanca que anoche hizo presidente a Trump. La arrogancia demográfica consistió en dar por hecho que el agujero electoral que dejaban los trabajadores blancos lo iban a ocupar, con creces, las minorías. Thomas Edsall, veterano periodista de The New York Times, The Washington Post y The New Republic,lleva décadas documentando el creciente desencanto de los obreros blancos con los demócratas, por los que, señala Edsall, se sienten abandonados en favor de los negros, los latinos o el colectivo LGBT.
Dados los flujos migratorios, y sobre todo las tasas de natalidad de diversos grupos, Edsall prevé que para 2043 los Estados Unidos sean un país ‘majority-minority’, en el que los blancos pasen por primera vez a ser minoría. Preparándose para ese momento, los demócratas, que nunca fueron un partido ‘de clase obrera’ pero contaban con los sindicatos para forjar mayorías, eliminaron la justicia económica de su programa y de su horizonte político, a favor de otras justicias. En los sueños de los estrategas del partido, un electorado más diverso, seducido por políticas amables con los derechos civiles, permitiría a los demócratas cuadrar el círculo, representando desde la ‘modernidad’ un bloque electoral que aunara a los ejecutivos de las empresas tecnológicas y a las negras lesbianas del Bronx. El tiempo les daría la razón. Pero la política no es demografía.
En 2008, Barack Obama se convirtió en el primer presidente negro de un país fundado sobre la esclavitud y la segregación racial. Pero, antes de ganar en las urnas, Obama había logrado otro hito: fue el candidato demócrata en recaudar más fondos de Wall Street para su campaña que su contrincante republicano.
Obsesión por el consenso.- Quizá para saldar sus deudas, Obama no tardó en nombrar para su equipo económico a la misma gente que había llevado al mundo al borde del colapso financiero en el año anterior a su elección. Como recuerda en su libro Frank, fue uno de los mayores gatillazos políticos de la era moderna: Obama llegaba a la Casa Blanca empujado no solo los vientos de un enorme entusiasmo dentro y fuera del país (¿recuerdan el Nobel de la Paz?) sino también por el descomunal enfado con las élites que habían estado a punto de hacer saltar el sistema por los aires.
Con mayoría absoluta en ambas cámaras, cuando podía gobernar como quisiera, Obama decidió ser el presidente del consenso. “La elección de personal es política”, reza un viejo refrán de la política estadounidense. Pero la querencia de Obama por desproveer de conflicto partidista a la política trascendió con mucho sus nombramientos para la Secretaría de Estado o el Consejo Nacional de Economía. Obama ofreció a los republicanos, que estaban en la UVI política, un ‘Grand Bargain’, dilapidando sus dos años de mayoría absoluta legislativa demócrata al buscar consensos imposibles en economía, su reforma sanitaria o el cierre de Guantánamo. La Derecha, maximalista por naturaleza, olió la sangre y no cedió ni agua.
Brecha blancos-negros.- Como señaló en 2011 el entonces corresponsal de The Guardian en EEUU, Gary Younge, “la brecha económica entre los blancos y negros ha aumentado desde que Barack Obama llegó al poder”. (La tendencia ha continuado durante sus ochos años de mandato). Younge añadía: “Bajo su presidencia, el desempleo, la pobreza y los desahucios entre los negros están en su niveles más altos en más de una década”. Younge, británico de raza negra y una de las firmas más clarividentes a la hora de entender la división racial en EEUU, sentenciaba: “Millones de niños negros pueden aspirar a la presidencia ahora que hay un negro en la Casa Blanca. Pero dicha trayectoria es menos probable para ellos hoy de lo que era durante el mandato de Bush. Ahí descansa lo que en el mejor de los casos es una paradoja y en el peor la gran contradicción de la base social que aupó al poder a Obama. El grupo que más le apoya –los negros— es al que peor le va bajo su mandato”.
Ese año vio florecer dos movimientos de protesta radicalmente opuestos, pero con un elemento en común. Tanto Occupy Wall Street como el Tea Party reclamaban un rechazo a las élites y una política de confrontación que Obama, estaba claro, no estaba dispuesto a ofrecer.
Mientras tanto, los republicanos escupían sobre el brazo tendido de Obama, negándole cualquier victoria ‘bipartidista’, y afilando los cuchillos para 2010. La estrategia funcionó a la perfección.
Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca, tres de las cuatro últimas elecciones –2010, 2014 y ahora 2016— resultaron en debacles demócratas, otorgando cómodas mayorías a unos republicanos que extendían además su poder por todo el país a nivel local y regional.
Obama ganó en 2008 con 69,4 millones de votos. El martes, Clinton obtuvo 59,8. En 2008, los demócratas tenían un poder casi absoluto, y el mandato ciudadano para gobernar sin miedo a las élites. Ocho años después, con diez millones de votos perdidos por el desagüe, están desahuciados. La arrogancia y la obsesión por el consenso han matado al Partido Demócrata.
Rebelión blanca.- La presidencia de Obama está llena de sombras. Presume entre sus méritos del desarrollo del programa de drones, que convierte la guerra en un videojuego, y la instauración de reuniones semanales en el despacho oval en las que el Presidente repasa una ‘kill lists’ y decide a quién se va asesinar sumariamente y –quizá por aquello de honrar a la Academia Noruega— a quién no.
Pero Obama, que ha sido verdugo de muchos, fue también víctima desde su ascenso al poder de una campaña de racismo visceral, que le negaba incluso la legitimidad como presidente. Al frente de esa campaña se situó desde el principio un hombre de tez naranja y tupé platino, el ahora presidente electo Donald J. Trump.
Trump pasó años difundiendo rumores sobre la supuesta nacionalidad extrajera de Obama, agitando así la sombra del pasado racista de un país que tenía a su primer presidente negro. Fue así como el magnate fraguó su transmutación de bufón mediático de la telerrealidad más chusquera a la primera línea política. ¿Era Obama musulmán? ¿Acaso no sería keniano? Trump ya tenía en su historial importantes medallas al xenófobo: en 1989, pagó de su bolsillo para pedir, en anuncios de prensa a toda página, la ejecución de un grupo de menores negros acusados de violar a una banquera blanca. (Aunque los jóvenes terminaron saliendo absueltos e indemnizados por los perjuicios que la ciudad de Nueva York les causó, Trump nunca se disculpó, y sigue manteniendo en público, hasta una semana antes de las elecciones, que los jóvenes eran culpables y tendrían que haber sido ejecutados, lo que hubiera sido ilegal, ya que el estado de Nueva York había eliminado la pena de muerte cinco años antes del crimen).
Cuando Obama se vio obligado a hacer pública su partida de nacimiento, que dejaba claro que llegó a este mundo en Hawaii, Trump se anotó el escarnio público como una victoria personal. Los racistas ya tenían su mesías.
El partido del ‘establishment’.- Pero Trump nunca hubiera llegado a la Casa Blanca si solo fuera el mesías de los racistas estadounidenses, figura que sigue ostentando, pero insuficiente para lograr casi sesenta millones de votos. En un momento en el que la desigualdad se aproxima a niveles de los años treinta, y en el que la Universidad de Princeton declara que los Estados Unidos no son ya una democracia, sino una oligarquía, el partido progresista ha logrado situarse en el imaginario colectivo el defensor del sistema que victimiza a la que un día fue su base electoral.
Para coronar tamaña proeza, el partido eligió a la candidata con más lastre, menos capacidad de ilusión, y probablemente menos conectada con los problemas de la clase trabajadora de su historia: Hillary Clinton. Eran las elecciones del tiempo político abierto por el Tea Party y Ocuppy Wall Street. Los demócratas tuvieron su oportunidad para presentar a un candidato más acorde con los anhelos de la clase trabajadora: Bernie Sanders. La desaprovecharon.
Durante la campaña, Hillary Clinton jugó a empatar un partido que reclamaba encerrar al adversario en su área. Agobiada por los numerosos escándalos que le rodean, rehuyendo el papel de mujer política en un panorama en el que los Estados Unidos podrían haber elegido a su primera presidenta, Clinton y su partido no han sido capaces de ofrecer nada más que ‘más de lo mismo’.
Al Partido Demócrata le toca hacer penitencia y refundarse. El liberalismo corporativo inaugurado por Bill Clinton ha muerto con la derrota de su mujer, Hillary, en las urnas. Habrá voces entre los demócratas que aboguen por un giro a la derecha, por mostrar una cara más dura en inmigración (¿más dura que la de una administración que ha deportado hasta agosto 2,8 millones de inmigrantes, más que ninguna otra en la historia del país?), por ejemplo. Se equivocarán. Los demócratas tienen dos años para ilusionar a su electorado antes de las elecciones de mitad de mandato de 2018. Solo es verosímil que lo logren recuperando la bandera de la redistribución económica.
China, China, China.- Trump, que perdió el voto popular, ganó la presidencia por el paupérrimo resultado de Clinton en los antiguos feudos demócratas del ‘Rust Belt’, el cinturón industrial que era un histórico bastión demócrata. Pero su victoria va más allá. Se entiende todavía mejor si se superpone al mapa de la desindustrialización del país, que ha visto cómo se cerraban en masa minas, fábricas, no solo en Ohio y Pensilvania, o West Virginia, sino también en estados de la región de los Apalaches, como Carolina del Norte, el Medio Oeste, como Iowa, o el Sureste, como Louisiana.
Cuando Trump hablaba obsesivamente de China y México en sus mítines y echaba en cara a Clinton la firma del tratado comercial NAFTA durante los debates, sabía lo que hacía. Estaba activando la pulsión de un electorado que se siente, en palabras de Arlie Russell Hochschild, la autora del otro libro de lectura obligatoria para el momento, extranjero en su propia tierra.
Una vez más, llegó primero el abandono de ese electorado por parte de los demócratas y solo después –-décadas después— el triunfo de Trump en esos feudos. Es una historia conocida, y que no entiende de fronteras: pregúntenselo al Partido Socialista francés o a los laboristas británicos, que tienen en Marine Lepen y Nigel Farage a sus Trumps particulares. Como ellos, Trump utiliza el comercio como subterfugio para afrontar los verdaderos problemas de sus sociedades. Son tan estadounidenses los ricos que deciden producir lo que venden en China como los trabajadores que se quedan sin empleo con la deslocalización de la producción. Pero hincarle el diente a esa contradicción supondría hablar de clase, cosa que los demócratas no hacen desde… Bernie Sanders.
¿Uno de los nuestros?.- Observar la victoria de Trump desde el Nueva York cosmopolita y liberal, y a través de medios como The New York Times o The New Yorker ha sido como ver hundirse al Titanic desde los ojos del director de la orquesta. Las élites liberales no entienden qué ha sucedido. Viven en un país que les es ajeno, como los protagonistas del libro de Arlie Russell Hochschild. La campaña de Clinton y sus aliados en la prensa han pasado meses, acusando –con razón— a Trump de ser un evasor de impuestos, un demagogo racista, un misógino depredador sexual. Le han comparado con Hitler y Mussolini. Y, sin embargo, ahora se apresuran a encontrar un “tono conciliador” en su discurso de la victoria. Clinton, que no dio la cara hasta 24 horas después de la derrota, habló de “respetar el proceso”, y de “la obligación” de aceptar el resultado. ¿No habíamos quedado en que si ganaba Trump llegaba el fascismo a América? ¿Van a hacer Hillary Clinton y el Partido Demócrata de comparsa del ascenso del Führer Trump, que ni siquiera ganó en votos, sino gracias a la disfunción decimonónica del sistema electoral estadounidense?
¿En qué quedamos? ¿Advenimiento del fascismo o todos somos un equipo? Ambas cosas no pueden ser. (Trump pareció devolver el favor por adelantado: si en campaña había prometido hasta la saciedad que nombraría un fiscal especial para meter a Clinton en la cárcel por su supuesta corrupción, en la noche electoral se apresuró a felicitarle (¿por la derrota?) y a dejar claro que tiene con ella una enorme “deuda de gratitud”. Democracy in America.
Bonus y víctimas.- Al Trump que pedía como un energúmeno el certificado de nacimiento de Obama y al que ha llegado a la presidencia de la mano de la promesa de devolver el trabajo a los estadounidenses los une un vector: el miedo al otro. La xenofobia ha ocupado un lugar central en la vida y obra de Donald J. Trump, así como en su campaña electoral. Cuando se presentó, en junio de 2015, lo hizo acusando a los mexicanos que cruzan la frontera de ser violadores, criminales, traficantes de drogas que venían a sembrar el caos en EEUU. Los momentos más calientes de sus mítines eran los que dedicaba a prometer la construcción de un muro en la frontera o la prohibición de entrar en el país a los musulmanes.
Muchos ponen en duda que vaya a implementar ahora dicho programa. Es imposible saber si lo hará. Pero, aunque quisiera frenarlas, ha puesto en marcha fuerzas xenófobas con su retórica incendiaria que serán difíciles de frenar. Si Trump –-como es predecible— no es capaz de contentar al electorado de la clase trabajadora empobrecida al que tanto ha prometido esta campaña, lo lógico para su supervivencia política sería que recurra a la estrategia que mejor le ha funcionado en campaña: la de buscar chivos expiatorios entre los más débiles, léase los negros, los latinos, las mujeres, el colectivo LGBT o los musulmanes. A ellos no les debe nada.
La mañana posterior a la victoria de Trump, una emisora de radio neoyorquina conectaba con la puerta de las oficinas Goldman Sachs, donde "el sentir era sombrío". Acto seguido, el locutor daba paso a un joven trabajador de la firma, cuyo rango no identificó.
“¿Cómo están viviendo un momento político de tanta incertidumbre para la nación?” espetaba el reportero.
"Nos preocupa el descenso que van a sufrir nuestros bonus", declaraba el joven. Solo en esta campaña, Hillary Clinton recibió 945.744 dólares en donativos individuales de trabajadores de Goldman Sachs.
Pocos minutos después, llamaba al mismo programa el profesor de un colegio en Long Island, al Norte de Nueva York. Contaba que la mitad de sus alumnos, guatemaltecos y hondureños en su mayoría, no habían ido a clase. “Sus padres son indocumentados”, contaba con la voz rota. “Tienen miedo”."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


Las Mujeres Más Hermosas de la Copa América Centenario ... chica de 18 años perreando Mujeres calientes  Perreo ... De qué país son las mujeres más FEAS de ... - YouTube LOS BAILES MAS HOT DE TIKTOK 🍑 / las chicas mas sexys de ... Mujeres rurales en América Latina - YouTube chicas calientes y bailes #GAMEXPERTO - YouTube Mujeres de América Latina I - YouTube MEXICANAS  JESSICA GABRIELA  CHICAS HOT  CHICAS SEXYS ... Chistes MUJERES CALIENTES (熱い女性は冗談を言う。), Amé Reír - YouTube

¿Quiénes son las mujeres más ricas de América Latina ...

  1. Las Mujeres Más Hermosas de la Copa América Centenario ...
  2. chica de 18 años perreando Mujeres calientes Perreo ...
  3. De qué país son las mujeres más FEAS de ... - YouTube
  4. LOS BAILES MAS HOT DE TIKTOK 🍑 / las chicas mas sexys de ...
  5. Mujeres rurales en América Latina - YouTube
  6. chicas calientes y bailes #GAMEXPERTO - YouTube
  7. Mujeres de América Latina I - YouTube
  8. MEXICANAS JESSICA GABRIELA CHICAS HOT CHICAS SEXYS ...
  9. Chistes MUJERES CALIENTES (熱い女性は冗談を言う。), Amé Reír - YouTube
  10. Mujeres de América Latina II - YouTube

Corte del programa Dominicano, transmitido por Amé Canal 47, año 2001 - 2003, Producido por El Vale Valentín, Juan Guerrero y Miguel Delgado. Contacto para p... en qué país de latinoamÉrica están las mujeres más bellas ?? preguntas en la calle mexico colombia wallas da silva ecuador las mujeres mas feas del mundo p... A pesar de su contribución a la seguridad alimentaria del planeta, el trabajo de la mujer rural es subestimado y poco remunerado. En la mayoría de los países... Videos bailando moviendo la colita y versus entre chicas puro contenido de calidad Suscribanse 👌🔥😎 En conmemoración del mes de la mujer hicimos tres capítulos sobre las vidas de algunas de las mujeres más reconocidas de América Latina. A través de ellas co... Mujeres calientes Perreo super intenso mujer sexy mujer bailando Twerk suscribanse así me animan a subir más vídeos #DianaUribe #PodcastDianaUribe #Historiadelasmujeres Este episodio está lleno de música, arte, reivindicación y empoderamiento. Y la historia y la geografía ... MUJERES MEXICANAS HERMOSAS - Chicas Hot - Chicas Sexys - Chicas Calientes - Mujeres Hermosas las Encuentras en Mega Packs Hots - jess to fresh - jessica gabr... Las mejores y más calientes recopilaciones de tik tok 😈🔥 Tik tok tiktok tik tok hot chicas sexys chicas colombianas tik tok sexy colombianas sexys tik tok ch... Las mas lindas de la competición en un solo vídeo! Gracias por ver nuestros vídeos, si te gusta nuestro trabajo dale Me gusta, Comparte y Suscríbete al Canal...